Implante

¿Qué es un implante?

ImplanteUn implante supone una solución segura y muy duradera que se le propondrá al cliente ante la pérdida de uno, o de varios dientes. Los implantes actuales están fabricados normalmente en material titanio puro, pudiendo ser un gran sustitutivo de la raíz del diente, además de siendo bastante compatibles, evitando el rechazo.

En el momento en el que el implante se ha integrado con el hueso. Esto servirá como soporte para las nuevas prótesis, o bien para las coronas unidas a los mismos. Consiguiendo que el diente tenga un aspecto muy natural. Además de minimizando la aparición de un problema con el paso del tiempo.
Debido a la importancia de que se haga todo bien, será crucial buscar a un buen implantólogo en Salamanca. Lo cual no se traduce en que tengamos que pagar más por ello.

Ventajas de un implante

Estéticos

A día de hoy, componen una de las mejores soluciones, de las más estéticas, para reemplazar un diente que se haya perdido. Ayudará al paciente a poder mejorar su apariencia, además de lograr un aspecto mucho más rejuvenecido. El problema de la pérdida de un diente es que esto, a la vez, también comprende una determinada pérdida ósea, lo que podría asociarse con envejecimiento facial.

Mínima posibilidad de rechazo

Los tratamientos de implantes que podemos encontrar ahora mismo tienen una tasa de éxito muy elevado. Mucho más alta que prácticamente cualquier otra técnica de restauración dental que podamos llegar a encontrar en la odontología.

Este tipo de tratamiento es muy conservador, además de mínimamente intrusivo. Consiguiendo que el resto de los dientes de la boca se mantengan intactos.
Además, permite que las piezas de la boca se puedan adaptar de forma correcta, de la forma en la que cabría esperar, utilizando el titanio, un material biocompatible.

Mejora la calidad de vida del cliente

A la hora de apostar por un buen implante barato en Salamanca, también se mejora la calidad de vida del paciente, ofreciéndonos una determinada estabilidad. Así como una sensación idéntica a la que conseguimos con nuestros dientes naturales. Podemos hacer lo mismo sin distinciones; desde comer prácticamente cualquier alimento, sonreír, hablar sin que se produzca ninguna dificultad. La prótesis, una vez que se haya colocado, no se moverá.

Una buena solución para cuidar la salud del usuario

El problema de no reponer un diente que se haya perdido puede entrañar toda una serie de efectos nocivos para la salud. Por ejemplo, los dientes adyacentes se podrían llegar a desplazar, intentando ocupar el nuevo espacio comprendido. Esto podría complicar la masticación, la higiene, así como la futura colocación de un implante.
Estas son tan solo algunas de las ventajas de usar un implante.
En el caso de que te quede alguna duda, tu implantólogo Salamanca te la podrá contestar antes de empezar con el proceso.

Tratamientos dentales – Clínica Dental Urbina