Cepillado

Cepillado de dientes: Técnicas para conseguir una óptima higiene bucal

Para conseguir una óptima higiene dental, existen diferentes técnicas de cepillado. La particularidad de cada una de ellas es que requerirán seguir un orden establecido. Ir poco a poco y tomarse el tiempo que haga falta para poder eliminar cualquier resto de alimento que no debiera estar ahí. Los dentistas recomiendan establecer una rutina de cepillado en los más pequeños de la casa. Así podrán mantenerla cuando crezcan y los padres ahorrarán mucho en dentistas si lo hacen.

La técnica de cepillado más habitual consiste en:
– Empezar por la zona interna de la mitad superior derecha.
– Avanzar en la dirección derecha.
– Hacer lo mismo en la zona de la arcada inferior.
– Repetiremos el mismo recorrido, pero esta vez en la parte interior. Avanzando a la parte oclusal (es decir, la cara de masticación de los dientes), para terminar con la lengua.

El proceso de cepillado de la lengua también es importante, debiéndose hacer de atrás a adelante.
Si vamos poco a poco, trabajando cada zona cómo se debe de hacer, este proceso nos debería de llevar entre 2-3 minutos aproximadamente. No hay ningún problema en tardar más tiempo, pero nunca menos, ya que ésto se asociará en que la higiene dental no ha sido correcta.

El cepillado se debe de llevar a cabo, como mínimo, una vez al día. No obstante, los dentistas aseguran que es mejor hacerlo después de cada comida.

Este es el método general, pero no el único. A continuación, vamos a analizar otro de los métodos más populares.

Diferentes métodos de cepillado que deberías conocer

Técnicas de Bass

Otra técnica muy recomendada debido a que es bastante eficaz. Consiste en colocar el cepillo en una orientación de 45ºC, en la zona de unión de la encía con el diente. El objetivo es lograr que las cerdas del cepillo puedan alcanzar el hueco que se genera entre ambos elementos dentales. Hacemos un movimiento de tipo vibratorio (es decir, que no debe de haber ningún desplazamiento).
A continuación, para proceder con la limpieza del incisivo, el cepillo se moverá hacia arriba (arcada inferior), o bien hacia abajo (arcada superior).

Técnica vertical

Se basa en movimientos verticales que recorrerán la arcada superior cuando los dientes de la misma estén en contacto con los de la arcada inferior.

Técnica circular

Los dentistas recomiendan la “técnica circular” para los más pequeños de la casa. La idea es hacer movimientos circulares para que puedan abarcar por completo la zona de la encía superior (la línea completa), así como la inferior. Logrará reducir la placa bacteriana a través de un efecto masaje muy positivo para las encías.

Técnicas del rojo al blanco

Y terminamos con esta técnica en la que el cepillado se hace de arriba a abajo (a través de la arcada superior), o de abajo a arriba (en la arcada inferior), haciendo movimientos verticales que terminarán en el diente y se iniciarán en las encías.
Diferentes técnicas que te ayudarán a lograr una correcta higiene bucal