sonrisa

¿Qué debemos evitar para no arruinar nuestra sonrisa?

Sonrisa: Consejos que debemos seguir para No arruinarla

Mucha gente suele tener malas costumbres que ponen en riesgo su salud dental y sonrisa, entre las que podemos encontrar:

Utilizar los dientes como herramientas

Entramos en la zona de malas prácticas en las que utilizamos nuestros dientes en tareas para los que no fueron diseñados originalmente, como por ejemplo:

  • Abrir frutos secos
  • Usar los dientes para abrir botellas
  • Abrir bolsas de plástico
  • Morderse las uñas, para eso es mejor utilizar un cortauñas.
  • Morder lápices o bolígrafos

Ir a la cama sin cepillarse los dientes

Cepillo de dientesEn algunas ocasiones nos sentimos tan cansados y poco motivados. Aunque sea una tarea que solo tomará 2 minutos de nuestro tiempo. En nuestra mente corre el pensamiento de:
“Estoy muy cansado y me da mucha pereza ir hasta el baño a cepillarme los dientes, lo dejo para mañana”
Puede sonar repetitivo y obvio, la parte más importante de una buena rutina de higiene oral es mantenerse al día con dicha rutina.
Si vas a la cama sin cepillarte los dientes abres las puertas a que las bacterias y las partículas de la comida se depositen en tu boca sin interrupción alguna. Incrementando así la susceptibilidad a un peor estado del esmalte dental y a enfermedades en las encías.
Es por ello que debemos invertir esos dos minutos en cepillarnos los dientes antes de nuestro merecido descanso. Tu salud dental lo agradecerá.

Masticar caramelos duros o hielo

Los caramelos duros suelen tener un “doble filo” si queremos llamarlo de cierta forma. Por un lado si dejamos que el caramelo se disuelva en nuestra boca esto permite que los azúcares se depositen en los dientes y encías durante un período de tiempo muy considerable.
Por otro lado si los mordemos con fuerza nos podemos romper un diente o cualquier trabajo dental que hayan realizado en nuestra boca como las coronas.
Lo mismo ocurre con el hielo, aunque sea muy tentador durante los meses de verano, morderlo genera un stress extra en nuestra dentadura que no viene nada bien.

Wikipedia