Rutina dental

Entrena tus hábitos, tu mente y mejora tu Salud Dental

Como crear una mejor rutina para tu Higiene Bucal

En lo que se refiere a la rutina en salud, la mayoría de nosotros hemos creado al menos una o varias rutinas a lo largo de nuestra vida. Por ejemplo, todos hacemos algo nada más despertarnos por la mañana,  justo lavarnos los dientes después de desayunar, al comer algo, etc…Nuestro cerebro está estructurado para crear estos automatismos para nosotros mismos y hacernos la vida un poquito más fácil. Estos consiguen que nuestros actos sean más sencillos  y actúan de manera que no debemos pensar de forma premeditada, cada acción que realizamos.

El camino más fácil

Desafortunadamente, algunas de estas acciones que realizamos instintivamente no son tan buenas para nosotros. Esto se debe a que nuestra estructura cerebral prefiere tomar el camino más fácil.
Usualmente nos perdemos de hacer las cosas que deberíamos hacer. Ya que debido a esto, en muchas ocasiones nos decimos  a nosotros mismos que “no tenemos suficiente tiempo” para algo o caemos en malos hábitos.

¿Que cosas hacemos mal?

Hay ciertas acciones que deben formar parte de nuestra rutina de higiene bucal, pero que muchas veces no las hacemos porque nuestro cerebro tiene otras ideas en curso como por ejemplo:
– Olvidarte de cepillarte los dientes, o hacerlo en horarios irregulares.
– No cepillarte durante más de dos minutos (algo muy necesario).
– Tomar bebidas con alto contenido de azúcar.
– Faltar a la buena costumbre de utilizar hilo dental.

Crear un nuevo bucle

De acuerdo a diversas investigaciones neurológicas los hábitos están compuestos de tres partes: señal, rutina y recompensa. La primera te indica que debes hacer algo, la rutina es lo que haces, y la última es la razón por la que lo haces.
Por ejemplo, si te saltas la rutina de cepillarte los dientes por la noche, la señal puede ser que quieras dormir, la rutina es ponerte el pijama, y la recompensa es más tiempo en la cama y dormirte más rapidamente.
La forma más eficiente de cambiar una rutina, es mantener la recompensa pero cambiando los pasos previos. Por lo que en este caso, intentamos  dormir lo más posible. Y al mismo tiempo incrementar el tiempo que tenemos para cepillarnos los dientes y utilizar el hilo dental.

¿Cómo podemos conseguirlo?

En esta situación  hay  varias maneras para crear un nuevo patrón de comportamiento. Lo que va a funcionar principalmente, será determinado por tu rutina nocturna. Por ejemplo, puedes tratar de adelantar y retrasar la hora de la cena, asegurándote que puedes organizar tu ropa para la mañana siguiente o limitar el tiempo dedicado a la televisión.
La clave está en encontrar una forma de cambiar la rutina. Que permita así incorporar fácilmente estos cambios en tu estilo de vida. La nueva señal será querer dormir, la rutina será cepillarte los dientes y la recompensa será dormir.

¡¡ Empecemos a cambiar las rutinas en nuestra vida, para hacerla mucho más saludable !!

 Consejos de salud de Clínica Dental Urbina