Relajación

Técnicas de relajación: Cómo acudir tranquilo a tu clínica dental

Una de cada dos personas tiene miedo de ir al dentista. Es importante superar ese miedo para recibir el tratamiento adecuado en el caso de necesitarlo. Por dicha razón las técnicas de relajación son claves. La gran mayoría de los problemas de la boca relacionados con la ortodoncia se podrían haber solucionado en el caso de que se hubiera ido al dentista con la regularidad adecuados. Evitando que pudiera llegar a ir a más.

Sin más preámbulos, vamos a ver algunas de las técnicas que nos permitirán perder el miedo a ir al dentista.

Tips de relajación y perder el miedo a ir al dentista

Busca a un dentista que te comprenda y que pueda explicarte de la mejor manera posible cómo iniciar un tratamiento dental. En el caso de que no sepas cómo buscar, siempre puedes pedir ayuda a tus amigos o familiares. Debes de encontrar a uno que te transmita confianza, que realmente te sientas a gusto en el momento en el que te encuentres en la consulta. Debe de contarte qué te pasa, explicarte qué va a hacer en cada una de las etapas y siempre con un lenguaje sencillo, que podamos entender.

Antes de pedir cita en la consulta, no estaría de más acudir a la clínica para echar un vistazo. Podemos pedirle a la recepcionista que nos presente al profesional que nos va a atender. Si le explicas que sientes pánico siempre que vas al dentista, se pondrá en tu situación y te ayudarán a vencer ese miedo. No tengas miedo a expresar tus emociones.

Pide cita por las mañanas, así tendrás menos margen de tiempo para poder echarte atrás. Además, la posibilidad de que esté saturada la consulta será menor, por lo que evitarás desesperarte antes de que te atiendan.

La primera visita

La primera visita tan sólo suele ser un chequeo, por lo que no van a realizar ningún tipo de intervención. Ni tampoco te van a poner algún tratamiento en la misma, lo que nos ayuda en la relajación. Lo más recomendable es empezar por algo sencillo, cómo puede ser una limpieza dental o un blanqueamiento. A medida que vayas ganando confianza, ya podréis empezar con aquellos tratamientos más delicados.

Debes de pensar en que la tecnología ha evolucionado mucho desde los primeros tratamientos odontológicos. Esto influye mucho en las prácticas; se ha trabajado mucho para utilizar instrumentos y procedimientos que minimizan el dolor.

Algunas personas pueden tener fobia a introducirse ciertos objetos en la boca. Si ésto es lo que te ocurre a ti, puedes practicar en tu casa. Por ejemplo, puedes probar sosteniendo una cuchara o cualquier otro objeto. Si lo que no puedes aguantar es estar sentado en una silla durante mucho tiempo, puedes practicar en una tumbona en tu casa y ponerte en situación.

La música también puede ser de ayuda en la relajación. La gran mayoría de las consultas te dejarán llevarte un MP3 para escuchar música mientras te atienden. Eso si, pregunta por si acaso.

Si la cosa es más grave, quizá te haga falta atención psicológica.

Con estos trucos acudirás tranquilo a la clínica dental.