Protectores bucales

Protectores bucales: ¿Cuando son necesarios y como debemos usarlos?

¿Qué es un protector bucal?

Los protectores bucales son dispositivos plásticos muy flexibles que se suelen emplear a la hora de hacer determinadas actividades deportivas, con el objetivo de proteger la boca ante diferentes lesiones. Están recomendados por la ADA (American Dental Association) para la práctica de cualquier tipo de deporte que pueda suponer una lesión en esta zona, en personas de cualquier edad.
La idea es proteger la boca cuando hay posibilidad de conectado con otro jugador, sea o no del mismo equipo. Por ejemplo, lo pueden usar los jugadores de baloncesto, de fútbol, de béisbol, los practicantes de lucha libre o de artes marciales, los que hacen ciclismo, patinaje, skateboarding…

Lo cierto es que no todos los jugadores utilizan estos protectores y la mayoría de las veces, el motivo de ello es que no cuentan con la información suficiente sobre sus ventajas. En las escuelas, así como en diferentes entidades, normalmente ponen a disposición de los alumnos estos protectores bucales, el problema es que cada uno de estos elementos entraña un coste algo elevado y estas organizaciones no siempre se lo pueden permitir.

Tipos de protectores bucales

Prefabricados

Son un tipo de protector muy económico, pero el nivel de protección que ofrecen no es demasiado elevado precisamente. Además, tienen un problema importante y es que pueden afectar a la forma de hablar, incluso a la respiración del usuario.

Adaptables a la boca

Estos protectores realmente están hechos en un molde que se hervirá y al morder se ajustará a la perfección de la boca del deportista. Este molde se ha diseñado en material goma o acrílico.

A medida

Son aquellos protectores que diseña el dentista, ofreciendo la mejor protección en cada caso, así como la máxima comodidad.

¿Realmente sirven para evitar las lesiones?

Se diseñan especialmente para adaptarse a la boca los jugadores, pudiendo evitar lesiones importantes. Algunas de ellas pueden ser:
Hemorragias cerebrales.
Fracturas de mandíbula.
Pérdida de consciencia.
Lesiones cervicales.
Golpes variados.
El dispositivo tiene la particularidad de mantener protegido el tejido blanco de la cavidad bucal. Previniendo también cortes y golpes en la zona de las mejillas o de los labios. Están muy recomendados para aquellas personas que emplean correctores de dientes.

¿Cómo se deben de cuidar los protectores bucales?

Cada vez que se haya usado, se debe de limpiar correctamente para evitar la acumulación de gérmenes: bastará con usar un poco de agua tibia y jabón.
No lo guardes directamente, sino que debes de introducirlo en un enjuague bucal sin alcohol, para acabar con todas las bacterias.
Dejar el protector bucal en contacto directo con el sol no es buena idea. Ya que podría quedar afectada su composición.
No toques, ni por supuesto uses, el protector bucal de otra persona.
En el caso de que tengas algún problema con tu protector bucal. Acude al dentista de inmediato para que te dé una solución.
Estas son las principales características de los protectores bucales.