El precio de nuestra salud dental: ¿Por qué los dentistas son tan caros?

El precio de nuestra salud dental: ¿Por qué los dentistas son tan caros?

Ir al dentista puede suponer un desembolso económico bastante elevado, sobre todo si tenemos una enfermedad bucal que requiere de un tratamiento complejo. O también si necesitamos de varias sesiones para poder corregirlo, lo que conlleva a un precio elevado en dicho tratamiento.

El precio de nuestra salud dental: ¿Por qué los dentistas son tan caros?¿Pero realmente el precio de un tratamiento dental está justificado?

Lo cierto es que un dentista no gana tanto como podríamos llegar a pensar. La gran mayoría de los ingresos se ven contrarrestados por la aparatología odontológica.
Los materiales de calidad que se emplean, así como la infraestructura de las clínicas dentales en Salamanca o en otros lugares son muy caras. Esta situación aplica tanto para adquirir infraestructura, como para mantenerla.

Los costes que no se ven a simple vista

Por poner un ejemplo, el sillón en el que nos sentamos para que nos atiendan cuesta una media de 30.000€. A los gastos de infraestructura se deben de añadir la mano de obra y los materiales utilizados.
Existen ciertos materiales que son desechables. Es decir, que son únicos para cada paciente (y que cada recambio puede llegar a ser bastante caro). Mientras que la mayoría de las máquinas son reutilizables, aunque no por ello más baratas.

El precio de los dentistas y el empeoramiento de nuestra salud dental

Los dentistas Salamanca aseguran que el precio de sus servicios podría bajar de forma considerable si el paciente ampliara la frecuencia con la que va a la consulta.
Por ejemplo, en el caso de que un usuario presente gingivitis, este podría presentarse a la consulta desde el primer momento en el que detecte el problema. Recibiría el tratamiento adecuado (que probablemente tan sólo requeriría de una sola sesión) y ya estaría resuelto.

Sin embargo, si no le presta la atención necesaria al problema, este podría derivar en enfermedades más graves como periodontitis, que ya no requeriría de una sola intervención. Sino que habrá que realizar visitas frecuentes, además de usar productos y materiales más costosos.

La importancia de la salud dental

Hay que considerar que la boca es una parte de nuestro cuerpo a la que le damos uso con una regularidad de 24 horas de manera diaria, todos los días del año. De la misma manera que cuidamos un coche, revisamos que todos los indicadores están correctos y hacemos las reparaciones oportunas. Nuestra boca también requiere de un mantenimiento. Y claro está, dicho mantenimiento conlleva un coste que tenemos que estar dispuestos a pagar.

En cualquier caso, las estadísticas no mienten: prescindimos de la asistencia adecuada y con ello empeoramos la salud de nuestra boca. Pasando por enfermedades más graves y encareciendo el coste de los servicios del dentista.

El síndrome del diente tratado

Esto es conocido en el mundo de la odontología como el síndrome del diente tratado. Una caries no tratada a tiempo puede derivar en un empaste, una endodoncia en una corona, en un puente. Incluso hasta en un implante si no se actúa a tiempo.

Si no queremos pagar elevadas facturas al dentista, asegúrate de ir con regularidad a verle.