Muelas del juicio

Muelas del juicio, ¿es necesario extraerlas?

Con respecto a las muelas del juicio, el proceso de dentición se complementará de manera parcial en el momento en el que cumplimos los 13 años. Y se supone que es en ese momento cuando tendrían que haber aparecido 14 dientes superiores y otros 14 inferiores. No obstante, también es posible que de cara al intervalo de edades comprendidas entre los 17 y 23 años se presenten los terceros molares. Que seguramente conocerás mejor si te los denominamos como muelas del juicio.

Teniendo en cuenta el tamaño de la mandíbula, la aparición de una muela del juicio podría llegar a producir más de un problema y en el caso de que sea grave, lo más probable es que un dentista tenga que encargarse de su extracción.

Todo lo que debes de saber sobre la extracción de las muelas del juicio

Muela del juicioSi las muelas del juicio en el momento en el que erupcionan, consiguen alinearse de manera correcta con el resto de los dientes, además de analizar que el tejido gingival, aquel que actúa como recubrimiento, está en buenas condiciones, estas no deberían de ser extraídas. Este es el escenario más favorecedor para el cliente, pero conviene tener claro que no siempre se va a hacer realidad.
Si los terceros molares crezcan en diagonal, que tan solo puedan salir a la superficie de manera parcial. O bien que hayan quedado atrapadas debajo de la encía, ya empezaremos a tener algunos problemas.
En este caso, la muela tendrá muchas posiciones para intentar salir. Lo que puede provocar algún que otro problema si elige la dirección incorrecta.

Evolución

A medida que vayan erupcionando, se abrirán las encías, con todo lo que ello conlleva. Se generará una brecha al interior de la misma. Lo que supondrá un camino clave para que puedan penetrar en el lugar todo tipo de bacterias. Además de que estas tendrán las condiciones adecuadas para poder crecer y expandirse. Como resultado, esto hará que las encías se hinchen y que el paciente experimente dolor e incluso fiebre.

Pero aquí no queda la cosa, si no que la erupción de la muela del juicio podría llegar a desplazar otros dientes. Lo que estropearía la alineación que tenían, provocando otro muchos problemas de ortodoncia.

Otro problema que se puede presentar aunque, por fortuna, no es demasiado habitual. Es la formación de quistes o tumores en los alrededores del diente. Pudiendo destruir los huesos mandibulares y si no se actúa a tiempo, también los dientes sanos que puedan estar cerca.

Será en estos casos cuando el dentista tendrá que evaluar si extraerá las muelas del juicio que están provocando estas dolencias. Si se ve complicado, lo más probable es que el profesional recomiende una exodoncia preventiva. En caso que la situación vaya a más, no quedará más remedio que hacer que el paciente pase por cirugía.
Si te está saliendo una muela del juicio, visita al dentista para saber si recomienda o no la extracción.

Consejos de salud en Clínica Dental Urbina