Implante dental

Implante dental: ¿Que es? ¿En que situación debe utilizarse?

Un implante dental es una pieza metálica parecida a un tornillo. Esta se coloca de forma precisa en los huesos maxilares, mediante una cirugía, en la zona inmediatamente inferior de las encías. En el momento en el que se coloquen y se adapten, el dentista puede proceder a la colocación de puentes fijos o de coronas apoyados en esos implantes. Dichos implantes reemplazarán las piezas dentales que se hayan podido perder.

¿Cómo funciona un implante dental?

El objetivo es lograr que el implante se fusione con el hueso de la mandíbula. Logrando un buen soporte en el que se situarán más adelante las piezas artificiales. Los puentes y las prótesis que se colocarán luego sobre el implante no se deben ni deslizar, ni moverse. Esto es una ventaja muy interesante, ya que permitirá que el paciente pueda masticar y hablar sin ningún tipo de restricción. Además, todo ésto ayuda a que el usuario se sienta igual de cómodo con dientes naturales, como con los artificiales.

Para poder colocarse un implante, será crucial que las encías y los huesos estén sanos, que tengan capacidad para soportarlo. Además, el dentista hará que el paciente se comprometa a mantener sanas y cuidadas estas estructuras. Es por ello, por lo que habrá que visitar al dentista de manera regular. Además de mantener una higiene bucal meticulosa que evitará cualquier tipo de problema de cara al futuro.

¿Qué tipos de implantes existen?

Implantes endostiales

Los implantes endostiales son aquellos que se implantan de forma quirúrgica en los huesos maxilares de manera directa. En el momento en el que ya ha cicatrizado el tejido circulante, habrá que proceder con una segunda intervención de cirugía. Así para poder conectar un poste sobre el implante original. El proceso se completará con la implantación de uno o varios dientes artificiales sobre el poste. O bien se puede colocar un diente de forma individual. Tabien un grupo de dientes a través de una prótesis fija/puente.

Implante subperiostial

Este otro tipo de implante tiene forma de montura que será colocada en los huesos maxilares (es decir, aquellos que se ubican debajo de nuestra mandíbula). Después de haber realizado la cirugía, cuando ya hayan cicatrizado las encías. Entonces se fijará la montura directamente en el hueso. A continuación, se colocarán los postes en esa montura, con la particularidad de que saldrán un poco por encima de la encía. De la misma manera que con los implantes descritos anteriormente, los dientes artificiales también se colocarán encima de estas estructuras.

Lo cierto es que la técnica del implante dental es algo más costosa que otros métodos para reemplazar piezas dentales, pero suelen ser las más eficientes. Como curiosidad, debes saber que la mayoría de las compañías de seguros no cubren este tipo de intervención. El porcentaje de cobertura está por debajo de un 10%.

Aunque la inversión que se tiene que hacer en esta técnica es más elevada, vale la pena realizarla.