Mal aliento

Mal aliento: remedios para terminarlo definitivamente

La verdad es que la gran mayoría de las personas han sufrido de mal aliento (halitosis) en algún momento de su vida. Lo más habitual es que este problema se produzca por la mañana. Y es que de noche, como no ha habido actividad salivar, en la boca se han ido acumulando bacterias que producen ese mal olor.
Por lo general, con un buen cepillado de dientes y de lengua en la mañana, el problema debería de acabarse. Sin embargo, si esto no ocurre, es que el problema es mucho más serio de lo que parece.

¿Por qué se produce el mal aliento?

Suele producirse por no llevar una buena higiene bucal. Las bacterias se van acumulando y son capaces de segregar azufre, que es el gas que hará que huela tan mal nuestra boca.
También conviene considerar que hay ciertos alimentos que empeorarán la situación:
– La cebolla
– Ajo
– El consumo compulsivo de café, alcohol o tabaco.
El aliento puede oler de muchas maneras diferentes. Estudiando el olor, se puede llegar a la conclusión del tipo de problema que se tiene.

Los mejores remedios para acabar con el mal aliento

Cepillado

Debes cepillarte los dientes después de cada comida. El movimiento debe de ser circular, asegurándonos de que hemos limpiado todos los dientes, incluso hasta la lengua. La duración del cepillado no debería ser inferior a los 2 minutos.

Hilo dental

El mal olor puede deberse también a ciertos restos de alimentos que se pueden haber quedado comprendido en los espacios que hay entre nuestros dientes. Que estando durante mucho tiempo que llegan a pudrirse. Y es que con el cepillo tradicional no podemos llegar a estos alimentos. Es aquí en dónde entra en juego el hilo dental. Con un poco de habilidad, lograremos acabar con estos restos.

Enjuague bucal

El enjuague bucal es clave para acabar con el mal aliento, sobre todo los de sabor a menta. No sólo nos dejarán un aliento más refrescante, si no que eliminarán las bacterias correspondientes. Evitando que la situación se vuelva a repetir.

Vitamina C

Existen estudios que aseguran que el consumo de altas dosis de vitamina C podría reducir el mal olor de boca.

Hidratación

Asegúrate de beber mucha agua; al hacerlo, conseguirás acabar con muchas de las bacterias que producen el mal aliento. Si tenemos la boca seca, las bacterias proliferarán.

Hazte un té hirviendo de hierbabuena o de eucalipto y tómalo cada vez que comas.
Cuidado con el consumo de café, bebidas muy azucaradas, con el tabaco, así como con el consumo de mucha carne roja.

Digamos que estas son las causa más sencillas de prevenir y de tratar. Aunque lo más habitual es que la razón sea por que tengamos enfermedad periodontal, antiguamente llamada piorrea. Ya que esta provoca una gran halitosis, siendo prácticamente imposible de percibir por parte del que la sufre por saturación del olor que produce en el nervio olfatorio, sólo nuestros interlocutores serán capaces de percibirlo.

Por último, hay otra causa que es relativamente frecuente, y es la de padecer caries profundas, en el fondo de las cuales se reproducen las bacterias que dan lugar a la halitosis.
Si con toda esta información no logras mantener a raya el mal aliento, acude a un especialista a que trate tu caso.