La Endodoncia

La endodoncia: ¿De que se trata? ¿Cuando es necesario hacerla?

La endodoncia es un tratamiento que emplean los profesionales odontólogos para eliminar, bien por completo, o bien sólo una parte, de la pulpa enferma que tienen los incisivos, sellando posteriormente los conductos de los dientes. Para que lo podamos entender, la pulpa de los dientes no es más que la zona interior de los mismos, compuestas por los vasos sanguíneos de los que se nutre el diente, así como por un tejido formado por los nervios. En este conducto, existe una zona situada en la corona del mismo que recibe el nombre de “cámara pulpar”. La zona de la raíz se llama “conducto radicular”.

La endodoncia es un procedimiento que se llevará a cabo cuando se produce una infección, e inflamación y daño irreversible de la pulpa. La causa más habitual que dará pie a una endodoncia es por una caries profunda. Pero también existen otros factores determinantes, como:
– La presencia de traumatismos
– De abrasión o erosión
– Desgaste de los dientes por el roce existente entre los mismos.
También se puede llegar a realizar por el uso de ciertos materiales de sellado de calidad deficiente por parte de los dentistas. O por ciertos tratamientos inadecuados.

¿Cómo se hace la endodoncia? Paso a paso

El proceso comprende una limpieza completa del sistema de conductos radiculares. Esta limpieza consiste en acabar por completo las bacterias que se hayan podido concentrar en el lugar, así como el tejido enfermo. Para poder realizar el procedimiento, éste se verá dividido en varias fases:

Diagnóstico

La primera fase se basa en realizar un diagnóstico por parte del profesional odontólogo. Se le preguntará al usuario:
– Cómo es el dolor que siente
– El lugar en el que se localiza
– La intensidad y la frecuencia con la que se repite.
– Es posible que también se requiera de hacer radiografías. Para poder determinar el estado en el que se encuentra el diente, además de la anatomía del mismo.

Anestesia de la zona

Para tratar la zona, se requerirá anestesia local, cubriendo tan sólo el diente en el que se debe de actuar, además del área cercana. Antes de proceder con la endodoncia, se comprobará que no existe ningún tipo de infección ni de inflamación. Para evitar que se produzcan problemas de cara al futuro. Si existe alguna infección, lo más lógico es que la intervención se vea aplazada.

Extracción de la pulpa

Se practica un agujero en la corona del diente para poder tener acceso a la pulpa. Después se realizará la extracción de la misma.

Limpieza (Conductometría / instrumentación)

En esta fase se lleva a cabo la limpieza completa de los conductos. Para conseguir que se queden completamente limpios, además de asépticos.

Obturación

Esta fase comprende el sellado del diente con el material y técnica adecuados. Se sellarán los conductos, una vez ya limpiados.

Controles

Finalmente, el dentista controlará la zona a través de una radiografía para poder verificar cómo ha ido todo. Este seguimiento puede durar hasta varios meses.