El sarro

El Sarro: ¿Que podemos hacer para evitar su aparición?

El sarro es la placa bacteriana que ha conseguido endurecerse en nuestros dientes. Y esto es debido a la acumulación de minerales sobre los mismos, aunque también puede formarse en el borde de las encías, o hasta debajo de ellas. El sarro se caracteriza por hacer que la placa tenga una mayor superficie para extenderse, además de más pegajosa. Todo ello deriva en afecciones muy importantes, como puede ser caries, además de ciertas enfermedades de las encías.

El sarro no sólo es un problema estético, sino que también afecta a la salud de las encías.

La forma más sencilla de saber si tenemos sarro es la observación: si vemos un color amarillo o de color marrón, es que lo tenemos y está teñido por el tabaco, café, etc…. Sin embargo, será el dentista quien tenga que valorarlo.

Métodos para prevenir el sarro

Cepillado continuado

El dentista recomienda cepillarse los dientes una vez al día como mínimo. En todo el día hacemos varias comidas, además de exponer la boca a ciertos agresiones por morder objetos o alimentos duros. Todo ello hará que se concentre una buena cantidad de bacterias en ella y en los dientes. Su lavamos los dientes de forma continua es decir: después de cada comida, mantendremos controlada la placa bacteriana.

El tiempo del cepillado debería de estar comprendido entre 2 y 3 minutos. Los odontólogos recomiendan el uso de un cepillo eléctrico, ya que es el sistema más eficaz para eliminar una mayor cantidad de placa. Pudiendo llegar con él hasta a las zonas de más difícil acceso.

Correcta selección de la placa dental

Lo cierto es que hoy en día podemos encontrar toda una serie de pastas dentales en el mercado. Existen algunas especiales que nos ayudan a evitar la formación de sarro. Es conveniente aportar flúor como complemento a la pasta o al colutorio para evitar o retrasar la formación de caries. También existen productos que debilitan la placa bacteriana, haciéndola más sensible al cepillado. Y por lo tanto, siendo mucho más sencilla de eliminar.

Limpieza correcta en las zonas más complicadas

Las zonas más complicadas de acceder son los espacios situados entre los dientes, así como el que está entre las encías y la piezas dentales. Para poder acceder a estas zonas, lo mejor que podemos hacer es complementar el cepillado con la utilización del hilo dental y con un buen colutorio. Ten en cuenta que los restos de comida de esa zona se pudrirán si no se retiran a tiempo. Y esto hará que se produzcan infecciones, mal olor, así como otros problemas de importancia que afectarán a las encías y dientes.

Control de la alimentación

Es importante controlar lo que comemos en todo momento. Ciertos productos, como los que tienen una gran cantidad de azúcar, afectarán directamente en la acumulación de placa (y es que el azúcar es el principal alimento de la placa bacteriana). Es por ello, por lo que conviene reducir este tipo de alimentos en la dieta.

Cuidado con ciertos hábitos

Evita hábitos como el tabaco o el alcohol; estos mancharán tus dientes e incrementarán la posibilidad de sufrir infecciones.

Sigue estos consejos y evitarás la aparición de sarro