carillas de porcelana

Cuando usar Carillas o Coronas dentales

Cuando usar Carillas o Coronas dentales

Tanto las coronas como las carillas dentales, son tratamientos que tienen en común la finalidad estética, para mejorar los dientes a efectos odontológicos, el objetivo de ambas es hacer que las personas luzcan una sonrisa lo más blanca y perfecta posible. Aunque entre ellas hay diferencias que los pacientes tienen que conocer. Para que se entienda, las carillas dentales se utilizan puramente por imagen, mientras que las coronas ya implican una preparación más compleja por parte del odontólogo.

Cuando es recomendable usar carillas o coronas dentales:

Los casos en los que se suelen utilizar las carillas dentales son:

  1. Cuando se tiene diastema, esto es que algunos dientes están separados, las carillas estéticas pueden cubrir ese espacio, pero, si lo que se desea es trabajar desde la raíz del problema habrá que recurrir a una ortodoncia, que es lo mas recomendable, ya que en este tipo de casos las carillas dentales, servirán como un medio estético rápido, pero no como un solucionador real del problema.
  2. Con los años, y la ingesta de refrescos, alimentos, café, medicamentos, o el consumo de vicios como el cigarro, hace que el esmalte de los dientes se desgaste y muestra un aspecto sucio y decolorado, algo que se puede ocultar tras las carillas dentales.
  3. El uso más común de este tratamiento es para conseguir una sonrisa blanca, evitando al paciente la sensibilidad que se puede producir si se somete a un blanqueamiento dental.
  4. En algunas ocasiones no todos los dientes son del mismo tamaño, por lo que para solucionarlo se pueden colocar las carillas sobre los más pequeños, igualando así toda la dentadura.
  5. Existen personas con los dientes demasiado cortos, y al sonreír se les ve mucho más la encía que la dentadura. Este problema también estará resuelto con las carillas estéticas.
  6. Las pequeñas fracturas también se pueden tapar con este tipo de tratamiento, dándole al diente un aspecto muy natural.

Los casos en los que se suelen utilizar las coronas dentales son:

  1. Cuando es necesario reponer una pieza faltante en el caso de que no sea posible realizar un implante, al igual que si son varias las piezas faltantes, y se encuentra alineadas, el uso de coronas es perfecto.
  2. Cuando hay que restaurar un diente fracturado o que ha sufrido un gran desgaste, ya que para poder aplicar una corona, se debe de poder moldear la parte superior del diente, para que la corona calce perfectamente.
  3. Cuando se necesita proteger una pieza dental debilitada por las caries.
  4. Cuando se necesita reemplazar obturaciones de gran tamaño y no queda suficiente diente.
  5. Evitar que un diente que ya ha sido debilitado se fracture, sirviendo así como un escudo sobre el diente debilitado, ayudando que el mismo pueda sanar tranquilamente.
  6. Para cubrir piezas con alteraciones severas de forma o color.
  7. Para cubrir un diente que este haya sido sometido a un tratamiento de conducto
  8. Para rehabilitar protésicamente un implante.