carillas de porcelana

Carillas de porcelana: Usos y técnicas de este tratamiento estético

Un tratamiento con carillas de porcelana ayuda a lograr una mejora de nuestra sonrisa, además de solucionar algunas patologías de importancia. Cómo puede ser, por ejemplo, cubrir los espacios situados entre los dientes, o bien corregir una desalineación dental.

Son finas lámina de porcelana que se adhieren a los dientes, ofreciéndonos toda una serie de ventajas. Teniéndolas en cuenta sabremos porque es uno de los tratamientos estéticos más demandados.

¿Qué características definen a las carillas de porcelana?

Estas láminas de porcelana son diseñadas en el laboratorio de prótesis dentales. Como ya hemos comentado, se colocarán en cara frontal del diente, contribuyendo a mejorar tanto el color como el tamaño y forma de las piezas dentales. El resultado es muy estético, a la par que natural. Se adaptan a la perfección a los dientes del paciente, por lo que no se notará que las lleva.

Duración: Son muy duraderas, manteniendo sus propiedades con el paso del tiempo. Además, no requieren de mantenimiento. Si nos decidimos por este tipo de tratamiento, nos daremos cuenta de que conservarán tanto el brillo como el color.

Natural: El uso de este material nos propone un resultado muy natural, siendo capaz de pasar completamente desapercibido. Además, la probabilidad de que se tiña con cualquier alimento es muy reducida.

Opiniones positivas: Si buscamos algunas opiniones sobre la implantación de carillas de porcelana en pacientes. Nos daremos cuenta de que la gran mayoría de ellas son positivas. Por lo que aquí tenemos otra razón más para apostar por ellas.

¿Cómo se ponen las carillas dentales?

El procedimiento de colocación de las carillas dependerá del tipo que se va a colocar.

Las carillas de porcelana son más complicadas de trabajar, ya que su confección se lleva a cabo en el laboratorio. Luego se colocarán de forma individual sobre el diente o dientes en cuestión. Por ejemplo, las carillas de composite se fabrican directamente en el diente. Aplicando el material sobre el propio esmalte dental ya que están hechas de una resina especial. Así se conseguirá la forma que se desee. Además, la forma de cementación es adhesiva.

Lo más habitual es que el proceso para colocar las carillas de porcelana dure entre 2-3 visitas.

En la primera visita, el paciente debe de pedir la máxima cantidad de información posible al facultativo. Y así determinar si el resultado del tratamiento va a estar a la altura de sus circunstancias. El profesional hará una valoración y un examen dental clínico, proponiéndonos las opciones de tratamiento. Además, también confeccionará un examen fotográfico y facial.

En la segunda visita, dependiendo de las carillas que se vayan a colocar. La duración del proceso será más o menos elevada. Si las carillas son de composite, lo más probable es que se empiece y se termine en el mismo día. Sin embargo, si son de porcelana, primeramente habrá que tratar y tallar preparando el diente. Y esta actividad se debe de combinar con el trabajo en el laboratorio.

Las carillas dentales: Uno de los tratamientos estéticos más demandados a día de hoy