Bruxismo

Bruxismo: ¿Por qué rechinamos los dientes y cómo solucionarlo?

El bruxismo es un término que hace referencia a un dolor característico que se produce en nuestros músculos faciales. O también se puede manifestar a través de un dolor de cabeza, provocado por un continuo rechinar de dientes por parte del que lo padece. Este proceso hace que los dientes duelan, o que se puedan llegar a dañar de forma importante por el continuo contacto agresivo de los dientes superiores contra los inferiores.

Si el problema persiste, el hueso en forma esférica llamado cóndilo, que es sobre el que se mueve la mandíbula. Así también como el menisco, que es la almohadilla sobre la que se apoya, se podrían llegar a dañar. Esto puede causar problemas de articulación a largo plazo. Por ejemplo, podría llegar a derivar en un caso de síndrome de la articulación temporomandibular.

El principal problema del bruxismo es que suele ser un acto involuntario por parte del paciente. Muchas veces ni tan siquiera se dará cuenta de que está rechinando los dientes. Incluso hasta lo puede hacer mientras duerme.
El dentista lo puede descubrir en una visita rutinaria. Ya que los dientes se presentarán con un desgaste de importancia, o bien con el esmalte bastante dañado.
Los síntomas más habituales del bruxismo son dolores del tipo:
– facial.
– de cabeza.
– de cuello.
En el caso de que presentes alguno de estos síntomas, acude a ver al odontólogo para que pueda determinar la causa del problema. Y en caso que efectivamente fuera bruxismo, aplicar el tratamiento necesario.

¿Qué tratamiento tiene el bruxismo?

Lo primero que hará el dentista es analizar la causa exacta que está produciendo el bruxismo. Para ello, hará una serie de preguntas al paciente, además de someterlo a un examen dental específico. Dependiendo del daño que están sufriendo los dientes, es posible que nos recomiende lo que se conoce como férula, para usarlo mientras dormimos.
Este elemento llamado férula que consiste en una placa de resina especial que va colocada entre los dientes. Esta será ajustada por el dentista en base a las particularidades de la boca del paciente, logrando adaptarse a la perfección. Se colocará en los dientes superiores, protegiéndolos para evitar que rechinen con los inferiores.

Sin embargo, aunque el método de la férula evitará que la situación vaya a más. No va a solucionar el problema (es decir, que si un día no se usa, volveremos a enfrentarnos a lo mismo).
Una de las causas habituales del bruxismo es el estrés, por lo que el paciente debe de encontrar una buena manera para hacer frente al mismo. Puede intentar para combatir el estrés, por ejemplo:
– Escuchar música
– Dar un paseo
– Leer un buen libro
– O incluso recurrir a una medicación específica.
Para tratar el dolor que produce el bruxismo, se puede utilizar una toalla caliente y húmeda para colocarla en la cara.
Si la situación no mejora, el dentista puede limar los puntos altos de los dientes, para lograr ajustar la mordida, evitando que se produzca al problema.
En cualquier caso, vale la pena actuar cuanto antes para evitar que la cosa vaya a más.

Wikipedia