Alimentos

Los alimentos y nuestra sonrisa: ¿Qué comidas pueden teñir mis dientes?

Unos dientes blancos contribuyen a que consigamos la sonrisa perfecta que siempre hemos deseado, además de minimizar la posibilidad de experimentar algún tipo de enfermedad bucal. Sin embargo, existen ciertos hábitos o rutinas que podrían hacer que nuestros dientes se afeen. Por ejemplo, puede ser el tabaco (que hará que los dientes se vuelvan amarillentos), o el consumo de ciertos alimentos que pueden estar incluidos en nuestra dieta.

En los puntos siguientes vamos a analizar los alimentos que podrían teñir nuestros dientes

Salsas

Las salsas se caracterizan por su pigmentación en tonalidades llamativas, pudiendo teñir nuestros dientes de forma progresiva. Salsas como la soja, el curry, vinagre balsámico o kétchup, así como otras muy variadas. Estas pueden ser las principales precursoras de que se produzcan estas manchas. No hará falta que las evitemos completamente, pero si que deberíamos de reducir su consumo. Si las tomamos, asegúrate de lavarte los dientes cuando hayas terminado de comer.

Frutos rojos

Aunque las frutas son muy buenas para la salud y para mantener una dieta equilibrada, algunas tienen ciertos fluidos que pueden teñir los dientes, como las moras, los arándanos o las frambuesas; es decir, frutos rojos. La razón de ello es la pigmentación intensa, capaz de manchar los dientes.

Caramelos

Los caramelos ya son nocivos debido a la gran cantidad de azúcares que poseen. Que cómo ya sabes, son el principal alimento de las bacterias que están contenidas en los dientes, haciendo que estas puedan llegar a proliferar. En la fabricación de los mismos se emplean una larga serie de colorantes para conseguir ese color tan destacado que tienen. Cómo ya te puedes imaginar, estos colorantes pueden hacer que tus dientes adquieran un color persistente. Que tan sólo podremos eliminar con una limpieza en el dentista.

Café

El café tiene cromógenos, un tipo de sustancia coloreada que puede teñir nuestros dientes. Si consumimos café a diario (algo que hacemos la gran mayoría de nosotros), en una frecuencia de más de una taza al día, se incrementará el riesgo de tinción de los dientes. Con el paso del tiempo presentará un color amarillo oscuro característico.

Vino tinto

Con el vino tinto nos ocurre algo muy similar con el café y es que en su composición nos encontramos con sustancias que tienen una gran capacidad de tinción, cómo cromógenos y taninos. Además de teñirlos, tienen una gran facilidad para acceder al interior del esmalte. Por otra parte, el vino tiene un grado de acidez muy elevado: de esta manera, si lo consumimos en exceso, podría quedar afectado nuestro esmalte.

El té es una bebida muy saludable, incluso para para la salud de nuestra boca. Sin embargo, entre sus componentes nos encontraremos algo que no nos hará mucha gracia: los taninos, que mancharán nuestros dientes. El té que más los ensuciará será el negro y el que menos, el té blanco.

Si evitas ingerir estos alimentos de forma muy habitual, también evitarás que tus dientes se manchen