Las Aftas bucales: ¿Como curarlas y tratarlas?

Quizá por el nombre de Aftas bucales no las termines de conocer. Pero si te hablamos de esas características erosiones blancas que se presentan ocasionalmente en ciertas partes de nuestra boca que están rodeadas por una zona enrojecida, ya sabrás a lo que nos referimos.

Los expertos no se terminan de poner de acuerdo en base a su origen. Aunque existe cierto consenso que concluye que podrían provocarse debido a ciertos problemas de carácter inmunológico. Es decir, que los causantes principales podrían ser los virus o las bacterias.

A veces es una cuestión de hábitos

AftasTambién está demostrado que algunos malos hábitos como el tabaco o el café podrían incrementar la proliferación de este problema.

En las clínicas dentales de Salamanca donde ofrecemos nuestros servicios pedimos al paciente tomarse esto muy en serio.  La presencia de las Aftas bucales aunque en un principio no deberían suponer un problema importante de salud, si se repiten con bastante frecuencia, se debería de ir al dentista de inmediato.

El odontólogo evaluará la situación y recomendará la mejor solución en cada caso. De todos modos, sigue leyendo porque a continuación, hemos preparado una lista con algunos de los remedios caseros que mejor funcionan en este caso.

Remedios caseros para curar las aftas bucales

– Agua con sal: Uno de los “remedios de la abuela” que mejor funcionan. Tan solo tendremos que diluir una cucharadita de sal en un vaso de agua. Hacemos gárgaras con una pequeña cantidad de líquido y repetimos unas 3 veces al día. Es un remedio fácil y económico, pero la sal te va a escocer bastante cuando estés haciendo las gárgaras.

– Leche de coco: La leche de coco tiene propiedades que nos ayudarán a combatir las llagas de la boca. Para realizar este remedio nos hará falta 100 gramos de coco rallado y medio vaso de agua. Calentamos el agua y añadimos el coco rallado, lo introducimos en una batidora/licuadora y lo trituramos todo. Colamos el producto y nos enjuagamos la boca con el líquido resultante, con una frecuencia de un par de veces al día.

– Aloe Vera: Todo un clásico cuando hablamos de remedios caseros, que no podía faltar en este listado. La planta de la Aloe Vera se utiliza para prácticamente cualquier cosa, gracias principalmente a sus propiedades restauradoras y calmantes. Para hacer este remedio necesitaremos introducir una cucharada de gel de Aloe Vera (unos 15 ml) en medio vaso de agua). El jugo resultante lo emplearemos como enjuague bucal.
También podemos utilizar un trozo de la planta directamente sobre la herida.

– Hielo: El hielo, gracias a su efecto antiinflamatorio, puede ser un buen remedio, además de barato. Simplemente introduce el hielo en un paño y ponlo sobre la herida. El efecto será instantáneo.

Recuerda: Si el problema persiste o se repite en el tiempo, el mejor remedio que podemos darte es que visites a profesionales dentistas de Salamanca en nuestra clínica y no pierdas tiempo antes de que sea demasiado tarde y se complique un tratamiento rápido y económico como el que puede ser dado para curar, sanar o prevenir las aftas bucales.

Tratamientos dentales – Clínica Dental Urbina